Se editaron a finales de los 70. En la portada siempre aparece el logotipo de Gallo de Vidrio y debajo una frase de un autor reconocido, la primera página era un texto de ese autor o referente a él, y que a modo de guía de pensamiento del colectivo, abría una serie de colaboraciones.
 Se editaba  a imprenta, de formato sencillo y grapada.